#Venicontufrasco #Venicontubolsa #Devolveelempaque PRECIOS SUJETOS A MODIFICACIÓN

Producto a granel

¡Si deseas comprar una cantidad mayor a 100g, podes hacerlo añadiendo más unidades al carrito!


A diferencia de lo que su nombre lleva a pensar, no proviene del fruto del coco, a partir del cual se elaboran harinas, agua o aceite; sino de la savia de las flores del cocotero. Para ello, se hace un corte en el espádice que envuelve el racimo de flores del árbol, con el objetivo de que expulse la savia. A continuación, se cuece el líquido hasta que adquiere una textura espesa, es decir, hasta que el agua -que representa el 80% de composición- se haya evaporado y transformado en jarabe. Luego, se deja solidificar en tubos de bambú, los cuales suelen tener una longitud que oscila entre los 7,5 y los 12 centímetros, hasta obtener bloques cilíndricos.

Aunque su nombre puede provocar cierta confusión, este tipo de azúcar no sabe a coco, pero sí proporciona un gusto similar al azúcar moreno con un ligero toque a caramelo. Destila un aroma tostado y luce un característico color marrón, fruto del proceso de calentado y caramelización.

Con un bajo índice glucémico, destaca su valioso contenido nutricional (potasio, magnesio, zinc y hierro) además de ser fuente natural de vitaminas del grupo B y C. Contiene 16 de los 20 aminoácidos esenciales y nos ayuda a mantener por más tiempo la sensación de saciedad en el cuerpo.

AZÚCAR DE COCO 100GR

$190,00

5% de descuento pagando por transferencia bancaria ó efectivo

Ver formas de pago

Debido a la situación de cuarentena total en el país, los tiempos previstos de entrega pueden sufrir demoras.

Calculá el costo de envío

Producto a granel

¡Si deseas comprar una cantidad mayor a 100g, podes hacerlo añadiendo más unidades al carrito!


A diferencia de lo que su nombre lleva a pensar, no proviene del fruto del coco, a partir del cual se elaboran harinas, agua o aceite; sino de la savia de las flores del cocotero. Para ello, se hace un corte en el espádice que envuelve el racimo de flores del árbol, con el objetivo de que expulse la savia. A continuación, se cuece el líquido hasta que adquiere una textura espesa, es decir, hasta que el agua -que representa el 80% de composición- se haya evaporado y transformado en jarabe. Luego, se deja solidificar en tubos de bambú, los cuales suelen tener una longitud que oscila entre los 7,5 y los 12 centímetros, hasta obtener bloques cilíndricos.

Aunque su nombre puede provocar cierta confusión, este tipo de azúcar no sabe a coco, pero sí proporciona un gusto similar al azúcar moreno con un ligero toque a caramelo. Destila un aroma tostado y luce un característico color marrón, fruto del proceso de calentado y caramelización.

Con un bajo índice glucémico, destaca su valioso contenido nutricional (potasio, magnesio, zinc y hierro) además de ser fuente natural de vitaminas del grupo B y C. Contiene 16 de los 20 aminoácidos esenciales y nos ayuda a mantener por más tiempo la sensación de saciedad en el cuerpo.

Mi carrito